Situación del culto en nuestra parroquia por el estado de emergencia

Como es público, el estado de emergencia impone grandes restricciones a nuestro movimiento y a nuestro contacto con las personas.
Adicionalmente el Sr. Arzobispo ha decidido limitar aun más las reuniones, suspendiendo el culto público.
Por tanto en nuestra parroquia no se celebran misas con asistencia de pueblo. Pero el Sr. Cura Párroco continúa celebrando privadamente cada día, a lo que nos podemos unir en intención, participando de las misas que se transmiten por radio, tv e internet.

Algunas indicaciones importantes:

  • El templo se abrirá para poder orar, dentro de los horarios habituales, es decir: Martes a viernes de 10 a 12h.
  • Las intenciones de misa se continúan ofreciendo, ya que hay misa diaria celebrada privadamente por D. Juan
  • No habrá "retiro cuaresmal" ni "cena judía", que eran los dos eventos anunciados más inmediatos.
  • No sabemos aun cómo se celebrará la semana santa, ni menos aun las comuniones de mayo, es necesario tener un poco de paciencia hasta que la situación vaya aclarando.

Si bien es posible pedir confesión, se ruega que solo se pida en caso de verdadera necesidad. Se recuerda que un acto de contrición profundo, con propósito de confesarse en la primera ocasión, es perfectamente válido, incluso para recibir la Eucaristía.

Un pedido especial

Como signo de comunión y presencia de la fe en nuestros hogares y en todo Paterna, nuestro párroco nos pide que, en la medida que podamos, pongamos en las ventanas las colgaduras del Cristo, como en tiempo de fiestas.

Permanecemos en casa, pero la fe no permanece, ni debe permanecer, encerrada y oculta.

 

Recomendamos a cada feligrés las mismas palabras que el profeta Isaías recomendó al pueblo de Dios hace 2800 años:

Vigilancia y calma (Isaías 7,4)

Estar atentos a los demás y a llenar de solidaridad y compromiso cristiano este tiempo, y a la vez calma para tomar con la mayor paciencia este duro tiempo de prueba.
Dejamos al pie la oración para pedir por el coronavirus, que nuestro párroco reza en misa cada día.

Señor Jesús, nuestro Médico Divino, te pedimos que nos guardes y protejas del coronavirus y de todas las enfermedades letales.
Ten piedad de todos los que han muerto. Sana a todos los que están enfermos. Ilumina a todos los científicos que están buscando un remedio. Fortalece y protege a todos los asistentes sanitarios que están ayudando en estos momentos a los enfermos.
Dales la victoria a todos los responsables civiles que están intentando limitar el contagio, y dale la paz a todos los que tienen miedo y están preocupados, Especialmente los ancianos y las personas en situación de riesgo.
Que tu Preciosa Sangre sea nuestra defensa y salvación.
Por tu gracia, transforma el mal de la enfermedad en momentos de consolación, crecimiento en la fe, y esperanza.
Que temamos el contagio del pecado más que cualquier otra enfermedad.
Nos abandonamos con toda confianza en tu infinita misericordia. Amén.