Agradecimiento a la "Cáritas Castrense"

Unidades militares de Betera y Paterna pertenecientes a la Cáritas castrense entregan alimentos a las Cáritas de Paterna.

Cuando el pueblo tiene que vivir momentos críticos como el que estamos padeciendo por el COVID-19, nuestros políticos saben que las unidades del Ejercito son expertas en estas situaciones, que siempre están disponibles y que responden en el primer tiempo del saludo, porque "cuando más rudo era el fuego y la pelea más fiera defendiendo su Bandera el militar avanzó".

Lo que pocos conocen de nuestros soldados es que el cumplimiento de la misión no oculta sus sentimientos ante el sufrimiento del pueblo al que pertenece. Han visto de cerca la muerte y el hambre y sin que sus reglamentos les obliguen, han organizado en el silencio de sus cuarteles, la forma de responder a las necesidades de los más necesitados. Han creado, impulsados por sus capellanes, "La Caritas Castrense". Nació del boca a boca entre los profesionales de las Unidades militares, y poco a poco fueron apareciendo bolsas repletas de litros de leche y aceite, de pañales y potitos, de papillas y cereales, de elementos de higiene que desbordaron las pretensiones.

Estas bolsas, procedentes de las Unidades de la Base Militar de Jaime I de Bétera , y del Acuartelamiento Daoíz y Velarde de Paterna, han llegado, en dos camionetas, a las sedes de las Caritas de la Villa.

Los voluntarios de Cáritas, embelesados ante la respuesta de nuestros soldados, solo nos queda agradecer en nombre de los más necesitados, tan caritativa donación. Sabed que cuando recemos por los benefactores de Cáritas, vuestros nombres figuraran ante el Jesús de Nazaret, que os lo premia con sus palabras: "En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis". Gracias.

 

Félix Garrido Gil, Voluntario de Caritas.