Celebraciones de primera comunión en tiempos de COVID

En la homilía de la Eucaristía de las Primeras Comuniones, decía D. Juan, nuestro párroco, que para quienes no conozcan las actividades parroquiales, no llegan a  apreciar la labor que durante dos años ha realizado la Parroquia a través de sus catequistas, para formar religiosamente a los niños que han querido tomar la Primera Comunión.

Este año las normativas de seguridad impuestas por la pandemia, han obligado a que de los 73 niños instruidos hayan sido solo 28 los que han podido recibir el sacramento. Se ha tenido que aplazar para el año próximo los 45 restantes que se unirán al grupo del año 2021.

A pesar de estos imponderables, la Parroquia ha programado las Eucaristías de estas Primeras Comuniones revistiéndolas con  la solemnidad que merece el Sacramento, y cuidando los detalles que ilusionan a niños y familiares. El coro de los Juniors, la presencia de sus catequistas, la intervención de los comulgantes a lo largo de la Eucaristía, la sentida homilía del párroco, la abundancia de flores adornando los altares, y los recordatorios del acto  fueron algunas de esas pinceladas que contribuyen a que esos niños no olviden el día que por primera vez el Hijo de Dios formó parte de sus vidas.

En nombre de la Parroquia damos las gracias a los catequistas, a los familiares de los niños, y a cuantos han hecho posible que este año marcado por la pandemia se haya podido celebrar con toda solemnidad las Primeras Comuniones.

Félix Garrido Gil