Cancionero de Adviento

Cerca de Ti, Señor, yo quiero estar
¡Despertemos, llega Cristo!
Feliz de ti, María
La Virgen sueña caminos
María puente y camino
Por los niños que empiezan la vida
Que los cielos lluevan al justo
Señor a Ti clamamos
Te seguiré, te seguiré, oh Señor
¡Ven, ven Señor, no tardes!
Yo quiero ser


Cerca de Ti, Señor, yo quiero estar,
Tu grande eterno amor, quiero gozar.
Llena mi pobre ser, limpia mi corazón,
hazme tu rostro ver, en la aflicción.

Mi pobre corazón, inquieto está,
por esta vida voy, buscando paz.
Mas solo Tú, Señor, la paz me puedes dar.
Cerca de Ti, Señor, yo quiero estar.

Pasos inciertos doy, el sol se va;
mas, si contigo estoy, no temo ya.
Himnos de gratitud alegre cantaré,
y fiel a Ti, Señor, siempre seré.

Día feliz veré creyendo en Ti,
en que yo habitaré cerca de Ti.
Mi voz alabará tu santo Nombre allí,
y mi alma gozará cerca de Ti.

¡Despertemos, llega Cristo!
¡Ven, Señor!
¡Acudamos a su encuentro!
¡Ven, Señor!

La Iglesia espera tu venida,
¡ven, Señor!
y llena de alegría canta,
¡ven, Señor!

Palabra eterna y creadora,
¡ven, Señor!
a renovar todas las cosas,
¡ven, Señor!

Imagen de la luz eterna,
¡ven, Señor!
a iluminar nuestras tinieblas,
¡ven, Señor!

Pastor y Rey de nuestro pueblo,
¡ven, Señor!
a conducirnos a tu Reino,
¡ven, Señor! 

Verdad y vida encarnada,
¡ven, Señor!
a responder a nuestras ansias,
¡ven, Señor!

Feliz de ti, María, 
Madre santa y virginal,
Dios mismo se ha prendado
de tu fidelidad.

Queremos hoy honrarte
como el mismo Dios te honró,
y queremos amarte,
como Jesús te amó.

Feliz de ti, María, hija santa de Israel,
toda la Antigua Alianza revive con tu fe.

La Virgen sueña caminos,
está a la espera; 
la Virgen sabe que el niño
está muy cerca. 

De Nazaret a Belén
hay una senda; 
por ella van los que creen,
en las promesas. 

Los que soñáis y esperáis,
la buena nueva, 
abrid las puertas al Niño,
que está muy cerca. 

El Señor, cerca está;
él viene con la paz 
El Señor cerca está;
él trae la verdad.
 

María puente y camino
Que Dios y el hombre recorren
Tu que nos traes a Dios
Llévanos a Él
Tu que nos traes a Dios
Llévanos a Él

1. Eres aurora y estrella que anuncian el nuevo día.
Tú nos anuncias a Cristo; lo traes, Virgen María.

2.Vives con Él, y a su lado tu vida tiene sentido.
Amas a Dios y a tu hijo queriendo en un mismo latido.

3. Cuerpo de Cristo es la Iglesia y tú María, su madre.
Eres figura y camino de nuestro peregrinaje.

Por los niños que empiezan la vida,
por los hombres sin techo ni hogar,
por los pueblos que sufren la guerra,
te ofrecemos el vino y el pan

Pan y vino sobre el altar
son ofrenda de amor,
pan y vino serán después
tu cuerpo y sangre, Señor.

Por los hombres que viven unidos,
por los hombres que buscan la paz,
por los pueblos que no te conocen
te ofrecemos el vino y el pan.

Que los cielos lluevan al justo,
que la tierra brote al Salvador,
que nos ilumine el Sol de la justicia,
ven pronto, Señor.

1. Oh Señor, Pastor de la casa de Israel,
Ven a rescatarnos, por el poder de tu brazo.

2. Oh sabiduría, salida de la boca del Padre,
Ven a enseñarnos el camino de salud.

3. Hijo de David estandarte de los pueblos y los reyes
Ven a liberarnos, Señor no tardes ya.

4. Llave de David y cetro de la casa de Israel,
Ven a liberar a los que en Tí esperan.

5. Rey de las naciones y piedra angular de la Iglesia,
Ven a libertar a los que Tú has creado

6. Oh Emmanuel, nuestro Rey, salvador de las naciones;
Ven a liberarnos, Señor, no tardes más.

Señor a Ti clamamos
envíanos tu Salvador,
confiados esperamos
tu luz, tu vida y tu amor.
 
Ven oh Señor, danos tu paz,
tu pueblo ansioso clama a Ti.
Socórrenos. No tardes más.

 
Anhelos del Mesías,
tu pueblo eleva en su cantar,
tristeza es nuestra vida,
vivida sin tu paz.
 
Recuerda tu promesa
y tu deseo de salvar,
inmensa es la tristeza
de nuestro peregrinar.
 
La espera del Mesías
también nos viene a recordar,
su última venida
en gloria y majestad.

Te seguiré, te seguiré, oh Señor,
detrás de ti con gozo caminaré... 

Te seguiré, por la senda del amor,
y ofreceré al mundo la vida.

Te seguiré, por la senda del dolor,
tu Cruz en nuestra vida nos salvará...

Te seguiré, por la senda de la gloria,
tu luz en nuestra noche nos guiará...

¡Ven, ven Señor, no tardes!
¡Ven, ven, que Te esperamos!
¡Ven, ven Señor, no tardes!
¡Ven pronto, Señor!

Envuelto en sombría noche,
el mundo sin paz no ve,
buscando va una esperanza,
buscando, Señor, Tu fe.

Al mundo le falta vida,
al mundo le falta luz,
al mundo le falta cielo,
al mundo le faltas Tú.

Yo quiero ser, Señor amado
Como el barro en manos del alfarero
[Toma mi vida hazla de nuevo
Yo quiero ser un vaso nuevo] [bis]